ENREMOLINOS

ENREMOLINOS

Leandro Fresco: “Fue tan fuerte lo que le pasó a Gustavo que necesitaba algo nuevo que me motivara a hacer música”

Por: Redacción

“Algún día”, el primer corte del nuevo disco de Leandro Fresco, tiene todo para ser un hit: un beat bailable, versos luminosos y chicas lindas en el videoclip. La canción tiene, además, una impronta inconfundible: durante diez años, Fresco fue tecladista y amigo de Gustavo Cerati, y se nota. “Pasé mucho tiempo viéndolo construir canciones y retomé ciertos caminos”, dice el músico y DJ que, por primera vez, se puso al frente de una banda, formada por ex colaboradores de Cerati (Fernando Nalé, Martín Carrizo, Gonzalo Córdoba y Yul Acri). “Fue tan fuerte lo que le pasó a Gustavo que necesitaba algo nuevo que me motivara a hacer música”, sigue, afligido.

Si bien Fresco ya había editado algunos discos, este álbum -que se llama como su autor- es el primero de canciones. Antes, su carrera había transitado los paisajes menos explorados (sobre todo en Argentina) del ambient . “En los ‘90 descubrí mucha electrónica en un ciclo que se hacía en el Instituto Goethe. Enseguida arranqué a hacer una música rarísima, influenciado por lo que escuchaba ahí. El ambient me ofrecía una libertad sin límites, un horizonte abierto donde no importaba la duración de los temas, el gancho ni la interacción con otros músicos”, dice Fresco, que dio sus primeros pasos a la sombra de Daniel Melero.

Recientemente, algunos de sus temas electrónicos fueron editados en Inglaterra y en Alemania, donde ha publicado varios tracks a través del sello Kompakt. “Aunque empecé a colaborar con ellos hace mucho, aproveché sus festejos por los 20 años para mostrar temas nuevos. Pronto van a editar dos remixes y estoy preparando más material. Quiero que ese vínculo sea más fluido”

¿Cómo surgió la idea de grabar un disco de canciones?

– Después de lo que le sucedió a Gustavo, no supe qué hacer. No estaba seguro de seguir en la música. Cuando tomé la decisión de seguir, quise hacer algo que nunca antes había hecho. De alguna manera, necesitaba volver a nacer. Quise borrar todo el pasado y salir con algo nuevo.

¿Cómo fue sentarse a escribir?

– Rarísimo, porque nunca lo había hecho. Había visto a Gustavo trabajando en sus discos, pero yo hacía una música mucho más experimental. Para mí, lo nuevo era lo que para todos ya era viejo: formar una banda y cantar. Para este disco tenía algunas canciones medio electrónicas, que traté de llevar a un lugar más tradicional. La idea siempre fue hacer canciones pop, no innovar. Simplemente, quería que los temas estuvieran buenos.

¿Qué aprendiste de Gustavo?

– Al principio pensé que no había retenido nada, pero en el estudio me di cuenta de que había incorporado un montón de detalles. Cuando llegó el momento de mezclar y terminar el disco, cuando tuve que tomar el control, vinieron a mi mente cuestiones técnicas, yeites de producción.

¿Qué tienen en común estas canciones con tu lado “ambient”?

– Este disco fue hecho buscando un sonido comercial de manera consciente, mientras que en mis otros trabajos la búsqueda siempre fue más artística. Hay un balance que ayuda a que coexistan esos mundos. Un yin-yang que me mantiene en equilibrio.

| Por: Clarín |