ENREMOLINOS

ENREMOLINOS

Charly Alberti: “Soda Stereo era una obsesión: tocar, probar, mejorar y trabajar”

Por: Redacción

Es una calurosa tarde de Junio de 1986, y tres músicos Argentinos están en algún lugar entre la multitud en Glastonbury pasando el mejor momento de sus vidas. Charly Alberti, Zeta Bosio y Gustavo Cerati necesitaban una escapada, un respiro de las presiones de su propio grupo de rock, Soda Stereo, y la encontraron aquí en el festival, absorbiendo los sonidos de artistas como The Cure y The Psychedelic Furs. Es especialmente emocionante estar en la tierra natal de sus ídolos, dado que los tres miembros de Soda Stereo están obsesionados con la música británica.

De todos los días para ser Argentino en el Reino Unido los integrantes de Soda Stereo han elegido uno de los peores. El bajista de Lloyd Cole & The Commotions acaba de dar la mala noticia al público: Argentina está ganando a Inglaterra 1-0 en los cuartos de final de la Copa del Mundo que se disputa en la Ciudad de México. Un rugido furioso estalla alrededor de los tres Argentinos secretamente encantados, quienes brevemente entran en pánico ante la posibilidad de llamar la atención.

En ese momento, en el verano de 1986, los tres músicos ya estaban en camino al estrellato: Cerati, el líder, compositor principal y guitarrista; Bosio, el bajista cuyos riffs se volverían cada vez más inventivos y parecidos a los de McCartney; y Alberti, el poderoso baterista de Soda Stereo.

Años después -gracias a su trabajo con influencia británica- Soda Stereo llegaría a ser considerada en el mundo hispanohablante como algo parecido a Los Beatles de América Latina. Cuando se separaron en 1997, habían lanzado siete álbumes de estudio de pop-rock cada vez más sofisticado, y habían vendido alrededor de 17 millones de discos.

Sin embargo, los compradores angloparlantes de discos los ignoraban en gran medida, a pesar de las escenas que recuerdan a la Beatlemanía que la banda atrajo en toda América Latina durante los años 80 y 90.

Después de regresar a Argentina desde Glastonbury, los compañeros de banda descansaron y rejuvenecieron lo suficiente como para terminar su tercer álbum de estudio, Signos. Más tarde ese año, y en 1987, realizaron una gira en apoyo de Signos, tocando en 22 conciertos a los que, según se informa, asistieron unos 350,000 fans. Multitudes electrificadas los recibieron en todas partes, desde Colombia hasta Costa Rica.

“Quizás llegamos al corazón de los latinoamericanos con nuestra poesía”, sugiere Bosio, que vive en Miami, en una entrevista por Zoom. “Hay mucho amor por nuestra música, porque fue hecha con amor”. Esa música también celebra un hito en 2024, que marca el 40 aniversario del debut homónimo de la banda. Soda Stereo, el álbum, estaba lleno de melodías inspiradas en el New Wave y letras alegres sobre todo, desde mirar demasiada televisión hasta dietas de moda, obsesión por el gimnasio y fantasear con el jet set. La democracia había regresado a Argentina el año anterior a su lanzamiento, tras el colapso de la dictadura militar del país. Tras un auge cultural, los grupos pop ya no se consideraban subversivos ni eran censurados.

Argentina estaba volteando la página hacia una banda sonora compuesta en gran parte por Soda Stereo, quien, a su vez, se basó en gran medida en influencias anglosajonas como The Beatles, The Police y XTC. “Casi todas las bandas que me han gustado en mi vida han sido de Inglaterra”, dice Alberti en otra entrevista por Zoom, recordando Revolver de The Beatles como el primer disco que compró. A partir de ahí, menciona grupos como The Clash y Sex Pistols como otras de sus influencias.

La banda continuaría perfeccionando una fórmula simple: ganchos pegadizos, estribillos de himnos y riffs de guitarra musculosos, todo lo cual también rociaron con una saludable dosis de experimentación Beatle: bucles de cinta al revés, estribillos para cantar y saltos de género. La paleta sonora de Soda Stereo maduró desde inocentes bops new wave hasta rock alternativo al estilo de los 90 e introspección shoegaze. Y en el centro de todo, la poderosa voz de Cerati, cuya melena salvaje y rizada junto con sus ojos hundidos lo convertían en una presencia imponente en cada escenario.

Es importante destacar que Soda Stereo no sólo fue el primer grupo de rock de América Latina en encontrar éxito comercial fuera de su país de origen; también fueron los primeros en encontrar un éxito transfronterizo en todo el continente. “En la música éramos iguales”, dice Alberti sobre sus compañeros de banda. “Nos aburríamos muy rápido y la curiosidad nos llevó a no querer repetirnos, porque el desafío de una banda es no repetirse”. Ahí es donde radica el gran desafío para los músicos. Generar un estilo sin repeticiones es algo muy difícil. Para eso hay que dedicarle muchas horas.

“Con Soda Stereo ensayábamos todos los días de nuestra vida, incluso sábados y domingos, excepto cuando estábamos de gira”, continúa. “Si no, a las tres de la tarde empezábamos el ensayo hasta las ocho de la noche. No teníamos vida personal. Obsesión, tocar, probar, mejorar, trabajar: así salieron todas las canciones de Soda, tocando todos los días”.

La revista Rolling Stone nombró recientemente el álbum de 1990 de la banda, Canción Animal, como el decimosexto mejor álbum de rock latinoamericano de todos los tiempos. Es el álbum que contiene el éxito más duradero del grupo, el propulsor himno del rock latino De Música Ligera. Al mismo tiempo, como ocurre con todos sus álbumes, la influencia del Britpop es palpable. Una canción de Canción Animal como “Entre Caníbales” no habría sonado fuera de lugar entre, digamos, Made Of Stone y Shoot You Down en el debut de Stone Roses un año antes.

Soda Stereo finalmente se disolvió en 1997, y Alberti y Bosio citaron las presiones de las prolongadas giras como un factor clave. Cerati, quien disfrutó de una exitosa carrera en solitario, murió en 2014 después de complicaciones de un derrame cerebral. Sus excompañeros de banda todavía llevan la antorcha hoy, además de perseguir sus propios intereses. Bosio, por ejemplo, actúa actualmente con su propio dúo de rock y música electrónica, Shoot The Radio, mientras que Alberti es un apasionado ambientalista con su propia fundación, Revolución 21, centrada en la crisis climática.

En cuanto a Soda Stereo, todos estos años después, está a una distancia sorprendente corta de lo que sería otra novedad para una banda de rock latinoamericana. Una petición que pide la nominación de la banda al Salón de la Fama del Rock and Roll ha reunido más de 36,000 firmas de 66 países al momento de escribir este artículo.
“Soda Stereo era la banda correcta en el lugar correcto”, reflexiona el periodista argentino Sergio Marchi, quien recientemente publicó el libro Algún Tiempo Atrás, sobre la vida de Cerati. “Eran buenos. Eran guapos y trabajaron duro, esa es la cuestión. Y las canciones, obviamente. Tuvieron muchos éxitos y muchas buenas canciones”.

| Por: Andy Meek / Record Collector |
| Traducción: Miguel Galvez / Soda Stereo Rock Hall |