ENREMOLINOS

ENREMOLINOS

Tweety González anuncia homenaje sinfónico a Gustavo Cerati

De: Redacción

El histórico productor y tecladista de Soda Stereo y Fito Páez arribó a Chile para participar de Amplifica 2015. Para el Diario La Tercera confirmó que será parte de un homenaje a Gustavo Cerati para el 4 de Septiembre.

Será una estadía de sólo tres días, en los que aprovechará de reencontrarse “con viejos amigos y hacer algunos nuevos”, cuenta Fabián “Tweety” González (51), uno de los más importantes productores de la música popular argentina y el principal aliado artístico de algunos de los nombres más trascendentes de la escena del país vecino.

El músico llegó ayer desde Buenos Aires y partió directamente hacia Valparaíso, donde hoy y mañana estará entre los invitados estelares de la versión 2015 de Amplifica, el seminario anual centrado en la industria musical. Experiencia para compartir a González no le falta: además de su trabajo en algunos de los álbumes más memorables del rock trasandino -como El amor después del amor (1992) de Fito Páez, el más vendido de la historia del rock de su país-, fue productor y tecladista de Soda Stereo entre 1989 y 2007, lo que le valió el apodo de “el cuarto Soda”.

“Quizás lo que más me interesa ahora es contarle a los chicos cómo hacer un disco sin una computadora. Esa famosa idea de que cualquiera puede hacer un disco en su casa yo la tomo con pinzas”, dice González, quien acaba de lanzar su propio sello discográfico (Twitin Records) y que por estos días trabaja junto al hijo de su gran compinche, Benito Cerati, y su proyecto Zero Kill.

¿Cómo ve la música argentina actualmente? ¿Por qué escuchamos menos sobre los grupos de allá hoy en día?

– Yo creo que hay demasiado localismo en la música argentina. La temática de las letras está en un lenguaje muy porteño y no es neutral, como lo pudo haber sido Soda. Además, el músico medio argentino no tiene idea de lo que pasa afuera, entonces se ha quedado un poco relegado en el modernismo, en los años 90. México ha tomado la posta, Colombia lo mismo y Chile también está exportando bandas como Astro, que me encantan, o Javiera Mena, Fran Valenzuela y Gepe.

¿Se siente un vacío en la escena sin Gustavo Cerati?

– Lamentablente sí, hay un vacío gigante. No quiero parecer súper fan, y si lo soy está bien, pero no sé si va a aparecer un tipo que cante como él, que produzca como él, que toque la guitarra como él. Quizás aparece un tipo que haga una de esas cosas, pero todo en uno, no sé.

El año pasado participó en el homenaje a Cerati que hicieron varios artistas para la TV pública argentina. ¿Tiene algo planeado para septiembre próximo?

– Sí, para el aniversario de la ida al cielo de Gustavo vamos a hacer una cosa en el Centro Cultural Kirchner, un homenaje sinfónico con distintos invitados, inspirado en 11 episodios sinfónicos (que Cerati grabó en vivo en 2001). La idea es que haya algunas canciones de ese disco, más otras que nunca se orquestaron y que jamás fueron cantadas por Gustavo en ese formato. Más allá del homenaje, me interesa mucho como experimento, como hecho artístico.

¿Le importa honrar la obra de Cerati?

– Por un lado honrarlo y agradecerle por haber existido. Y por otro, hay chicos de menos de 20 que se lo perdieron, y todo lo que pueda hacer para que lo conozcan y sepan que existe esa música, lo voy a hacer hasta que me muera.

¿Qué piensa de lo que está haciendo Benito Cerati? ¿Hay expectativas con él?

– No puedo ser objetivo con él porque lo conozco desde que nació, me siento casi su tío. Su primera guitarra eléctrica se la regalé yo. Es un músico impresionante, con mucha información. Con 21 años conoce mucha más música que amigos míos de 40. Tiene unos avances impresionantes, cada vez compone y canta mejor y se para mejor en el escenario. También me pareció humilde y astuto a la vez que no se haya presentado como Benito Cerati. Ese nombre todavía lo está guardando para cuando tenga más ganas de usarlo. Carga con una mochila importante, pero se lo banca bastante bien.