Especiales

Adrián Taverna y el recuerdo a 35 años del debut de Soda Stereo en Obras Sanitarias

Andy Cherniavsky

Llegar a Obras, en ese momento, era la consagración“. Es la primer frase que desgrabo de los audios que compartimos. Ya lo tengo, es el titular que estaba buscando. Quien me habla es Adrián Taverna, histórico sonidista de Soda Stereo, y una de las piezas claves para que el grupo sonara como sonaba en vivo.

35 años se cumplen de aquella seguidilla de shows, entre el 11 y 13 de Abril de 1986, con el que Soda Stereo presentaba oficialmente Nada personal en Obras Sanitarias, el reconocido “templo del rock” bonaerense. La trascendencia del hecho provoca que hoy estemos hablando de ello. La trascendencia que, jugando con las palabras, trasciende el tiempo y el espacio. Soda fue una cosa antes, y otra muy distinta después de aquellas noches sobre Avenida del Libertador. “En menos de dos años se logró llegar a Obras, cuando a otras bandas les llevó más de una década tal vez“, sentencia Taverna. “Era muy importante para nosotros que éramos una banda relativamente nueva. Significaba la consagración. A otros shows iban periodistas curiosos buscando cosas nuevas, pero en este caso fue la creme de la creme del periodismo de rock. Por eso mismo no era solamente llegar y exponerte al gran público, sino también ver si estabas a la altura de las expectativas. Obviamente llegar a ese templo del rock fue confirmar que estábamos por el buen camino. Que estábamos haciendo las cosas bien.

Para todo punto de éxito existe un paso previo. O al menos un proceso que permite comprender que las cosas no suelen darse por mera casualidad, sino por un cúmulo de situaciones que derivan en un resultado exitoso. Taverna lo sabe, y lo explica brevemente, pero con el detalle de quien vivió esa etapa como una parte fundamental del andamiaje.

Durante todo 1985 Soda Stereo no paró, jamás. De hecho, la imposibilidad de ensayar por la cantidad de presentaciones pautadas de antemano, provocó que el grupo se aceitara actuando justamente en vivo, en discotecas, en pubs, en pequeños festivales. “Habíamos notado durante el último año que se había incrementado la cantidad de gente que iba a los shows, de hecho no paramos de tocar en todo el año 1985 y cada vez iba más gente a vernos“, cuenta. “No paramos un sólo fin de semana de hacer recitales, y no era un show por día, no. Eran 3 o 4, o como mínimo 2. Así que eso nos dio un training y una justeza importante“.

Ya entrado 1986, y tras una gira por la Costa Atlántica, Alberto Ohanian (el productor de la banda) sugirió el cambio que sería bisagra para la historia de la banda: tener su propia sala de ensayo. “Era el momento de independizarnos“, cuenta Adrián. “La excusa era poder llegar a hacer Obras, así que en Marzo de 1986 tuvimos las llaves de la famosa sala en la casona de Belgrano R que sería después nuestro lugar de desarrollo durante más de 10 años“. Aquella sala, de hecho, se transformaría años después en Supersónico, el histórico estudio de Soda Stereo. “No lo sabíamos, pero ese lugar se transformaría en nuestra segunda casa, nuestra sede, digamos.

Con la sala pronta, el grupo vio definitivamente la posibilidad de llegar a hacer Obras, y no morir en el intento. “Igualmente en un momento dudamos“, me confiesa Taverna. “Queríamos esperar unos meses más, por las dudas“. Sin embargo la motivación llegó de la mano de Ohanian, nuevamente. “El vino y nos dijo “muchachos, ¡vamos para adelante!”. Nos dio ese último empujoncito que necesitábamos. Lo hicimos y fue impresionante.

Para Taverna no era nuevo pisar Obras. “Siempre los cargaba a los Soda: yo ya era profesional, ¡y es verdad!“, bromea. “Yo ya en 1981 o 1982 había hecho Obras con Riff, así que ya conocía el lugar por lo que mi experiencia fue determinante, creo, para que pudiera sonar muy bien“. La táctica, de hecho, fue ensayar en la nueva sala con el monitoreo a utilizar en el estadio.

Recordar es traer al presente, teniendo en cuenta el pasado, y en pos de inculcar a futuro. Como decía anteriormente, la trascendencia de un hecho, por obviedad, se ve con el tiempo. Para Adrián esto no es ajeno. Con el diario del lunes sabemos perfectamente que en aquellos Obras Soda Stereo no sólo se consagró a nivel local, sino que abrió la puerta para lo que sería el comienzo de la Sodamanía a desatarse por el continente. “Sin embargo no era previsible la explosión que tras los Obras fue Soda en Latinoamérica“, me responde Taverna. “Para nosotros era la consagración de la banda a nivel nacional, sí. Pero no teníamos ni la más remota idea de salir al exterior. Ni lo pensamos en ese momento.

Pero fue tal la repercusión de esos shows… primero se callaron muchas bocas del rock tradicional que criticaban mucho a Soda, ya sea del periodismo, como de los otros músicos que nos miraban por arriba del hombro. Entonces cuando vieron los shows, que fueron tremendos, con unas ganas, un poderío y una calidad pocas veces vistas, fue muy importante para nosotros. Nos dio muchísima fuerza y muchísima confianza de que ese era el camino.

35 años han pasado. Hoy la historia es diferente. Gustavo ya no está. Zeta y Charly tienen en espera Gracias Totales. Y Adrián es el Director Musical del proyecto. Soda, de alguna manera, sigue vigente con su presencia, y el calor de la gente. “Soy un agradecido total a Soda Stereo, a Gustavo, a todo lo que me tocó vivir. Y sobre todo al cariño de la gente“, reflexiona Adrián. Lo conversamos un poco, se lo nota emocionado. “Es increíble que haya gente que ni siquiera vio a Soda y recuerde estas fechas. Soda es una huella tan fuerte e imborrable en la historia de la música Latinoamericana, un fenómeno único, no hubo otro igual, y lo interesante es la vigencia que tiene. No ha perdido esa frescura, esa llegada a la gente“.

Ese calor es el que también permite recordar con alegría lo que fue, y no renegar de ello. Hay nuevas generaciones que merecen conocer la historia, y no hay voces más autorizadas para contarla, que aquellos que la escribieron con su pasión. “Me emociona mucho todo esto. Hay jóvenes, muy jóvenes, que ni siquiera vieron a Soda en 2007 y les gusta la banda. Yo tengo casos cercanos, hijos de amigos, que tienen menos de 10 años, y cuando voy a las casas me preguntan cosas de Soda. Están descubriéndolos ahora. Y eso es lo que da la trascendencia, demuestra que la calidad es más fuerte que el éxito. Siento orgullo enorme de eso, me hace hervir nuevamente la sangre, sentirme con mucha fuerza, porque me siento realmente orgulloso de haber sido parte. Todo lo que me tocó vivir, fue único, irrepetible. Y casi inexplicable. Pero siento una satisfacción enorme, y creo que esto va a ser infinito, interminable.

Y vaya que sí lo será.

Sobre el autor

Allan Kelly Márquez

Nacido en Montevideo, Uruguay, lleva adelante EnRemolinos desde el 30 de Octubre de 2009. Admirador de Soda Stereo, se transformó en coleccionista. Colabora con material de su archivo para el especial Soda Stereo +INFO (2007), y los libros Cerati, la biografía (2015) y Yo conozco ese lugar (2016).

Sígueme ➤ Instagram | Facebook

Archivo de noticias

Información

Copy link
Powered by Social Snap